Acuerdo de retirada de Brexit rechazado por el Parlamento del Reino Unido.

  • El gobierno del Reino Unido ha rechazado el Acuerdo de retiro de Brexit de Theresa May.

    El gobierno inglés tiene tres días hábiles parlamentarios (al cierre de actividades del 21 de enero de 2019) para establecer un plan de acción alternativo. Se recomienda a los empleadores que establezcan planes de contingencia en caso de un Brexit sin acuerdo si no se aprueba ningún otro acuerdo antes del 29 de marzo de 2019.

    • Las opciones actuales, dado que el acuerdo de retiro no se ha aprobado, son:
      • Un Brexit no negociable si no se aprueba ningún otro acuerdo antes del 29 de marzo de 2019. Esto provocaría que sólo los ciudadanos de la Unión Europea, que vivan en el Reino Unido antes del 29 de marzo, serán elegibles para aplicar según el Plan de Liquidación para asegurar su estado en el Reino Unido.
      • Una moción de no confianza para desafiar a los líderes del gobierno británico del Primer Ministro, como lo sugirió el líder del partido de la oposición, Jeremy Corbyn;
      • Una renegociación del Acuerdo de Retirada.
      • Una extensión del período de negociación del Artículo 50 más allá del 29 de marzo de 2019.
    • A pesar del rechazo del Acuerdo el gobierno del Reino Unido seguirá implementando el Plan de Liquidación de la UE para los ciudadanos de la UE que califican y sus familiares que residen en el Reino Unido antes del 29 de marzo de 2019. No obstante, los términos del esquema serán menos generosos que si se hubiera llegado a un acuerdo de retiro.

     

    Otros impactos incluyen:

    • Un Brexit sin acuerdo significaría que los ciudadanos de la UE, el Espacio Económico Europeo (EEE) y los ciudadanos suizos que viven en el Reino Unido antes del 29 de marzo de 2019 o antes no tendrían que irse, tendrían que registrar su presencia en el Reino Unido.  

    Se prevé que los ciudadanos del Reino Unido que viven en la UE, EEE y Suiza antes del Brexit sin acuerdo podrán permanecer en esos países, pero deberán solicitar el estatus de inmigración. Los Estados miembros de la UE han comenzado a establecer sus planes de contingencia. Los ciudadanos del Reino Unido probablemente perderán sus derechos de libre circulación en la UE, lo que implica que aquellos que buscan trabajar en la UE, el EEE y Suiza después de Brexit necesitarán un permiso de trabajo o un estado de inmigración similar.